Ofertas Viajes La Palma

Buscador de Vuelo+hotel

Avanzado
Seleccione un origen
Seleccione un destino
Indique fecha
Indique fecha
Compruebe sus habitaciones

Las mejores ofertas de vuelo+hotel para La Palma

Conoce La Palma

Su actividad volcánica es una de las más vivas (y estudiadas) del planeta, está declarada en su totalidad Reserva de la Biosfera y sus cielos estrellados están entre los mejores para la observación astronómica. Fuego, tierra, vida y, abrazándolo todo, la mejor cúpula celeste del mundo.

No llega al 10% del territorio canario, pero la isla de La Palma parece que ha querido remediar su tamaño agrupando en ella el nacimiento de un nuevo planeta. Tiene todos los requisitos para ser considerado un mundo dentro del mundo: volcanes a lo largo de una línea divisoria entre el Este y el Oeste de la isla, que articulan distintas fases geológicas y algunos cráteres aún activos; una inmensa explanada al norte, la Caldera de Taburiente, que da la réplica al fuego con un hermoso conjunto de riachuelos y corrientes de agua tanto subterráneas como en superficie; su bosque prehistórico, de laurisilva, que tapiza gran parte de su suelo y que llevó a que, en 2002, la Unesco declarara a toda la isla Reserva de la Biosfera; el océano Atlántico que la rodea, lleno de vida subacuática tanto vegetal como animal… Y, encima de todo ello, un cielo límpido como pocos que ha valido a este 10% de las islas recibir la distinción Starlight, que reconoce los cielos del mundo con la mejor calidad astronómica… Alturas de casi 2.500 metros (El Roque de los Muchachos), abruptos barrancos, playas negras, bosques infinitos y una red de más de mil kilómetros de senderos para recorrer de arriba abajo, de norte a sur y de Este a Oeste este mundo aparte.

 

El verde imprescindible

 

En tan poco espacio hay, además, algunos lugares absolutamente imprescindibles si lo que se desea es vivir un viaje de contrastes totales. Para empezar, nada mejor que hacerlo en las tripas abiertas de la isla, la Caldera de Taburiente, una hendidura de 8 kilómetros de diámetro y de 1,5 kilómetros de profundidad cubierto de bosque de pino canario y desde la que se precipitan inmensos barrancos que, además de resultar espectaculares, colaboran en el mantenimiento y crecimiento de una diversidad geológica y biológica única en el archipiélago canario.

Su gemelo en diversidad es el bosque de los Tilos, muestra impactante de esa laurisilva con trazos de jungla prehistórica, una ocasión excepcional de saber cómo eran los bosques no de la zona, sino de prácticamente todo el planeta, hace miles de años. Varios kilómetros de senderos, manantiales donde refrescarse y un Centro de Visitantes cumplen todos los requisitos para los amantes del senderismo, la aventura y la naturaleza.

El rojo burbujeante

La ruta de los volcanes de la isla de la Palma permite varias cosas. Primero, realizar travesías de trekking por el sur de este pedazo de tierra. Segundo, y a lo largo de 22 kilómetros, seguir el trazo natural de varios de los volcanes de la isla, con desniveles de hasta 1.207 metros, y que permite ver las dos vertientes insulares, al Este y al Oeste, en las que queda dividida La Palma gracias a esta cadena volcánica.

 

Negro y azul

 

Las playas negras proliferan por toda la isla, pero quizá la de Puerto Naos, en la costa este de la ciudad, es de las más espectaculares tanto por sus vistas como por las oportunidades de ocio, gastronomía y naturaleza que ofrece la localidad y sus alrededores. Alejada del turismo de masas y objeto de peregrinación de los veraneantes locales, su entorno permite la práctica de deportes como el parapente o el buceo. Esas aguas albergan parte de la belleza más oculta de la isla, que es su vida bajo el nivel del mar. Ese azul profundo del Atlántico Norte es común en toda la isla, pero su contraste con el blanco más puro solo se da en las Salinas de Fuencaliente, Sitio de Interés Científico por ser, además, lugar de descanso de aves migratorias. Estos colores son el prolegómeno a otros: el amarillo o el rosa, según los efectos de la luz en el entorno y en la propia sal.

 

El arcoíris

 

Son varias las ciudades de La Palma que deben visitarse, como Puntallana, Los Llanos de Aridane o Santa Cruz de la Palma. Sirva de muestra de la explosión de todos los colores del mundo esta última localidad, nacida en 1493 y que llegó a ser, tras Amberes y Sevilla, el tercer puerto más importante de Europa en el siglo XVI. Por ello, su conjunto histórico-artístico es impresionante, especialmente si se tiene en cuenta la latitud en la que se encuentra: iglesias con arte flamenco, balcones de madera labrada y de distintos colores con vistas al mar, casas solariegas de estilo colonial…

 

Y el firmamento

 

Los colores de La Palma, el mundo dentro del mundo, no podía estar completo si no dejáramos claro que, desde cualquier punto de su orografía, la contemplación del cielo se hace imprescindible y espectacular, especialmente de noche, cuando la cantidad de astros que se ven en el firmamento hacen dudar sobre cuál es el color original y el añadido, si el negro del espacio o el blanco de las estrellas.

Disfruta de las Islas este verano

B the travel brand utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Pulsando Acepto consideramos que aceptas su uso. Mas información aquí

Acepto